Pesca

 El Mar - Carlos Anglés Cutillas

¿Qué es la Pesca Submarina?

Es muy común oír decir “Yo hago pesca submarina” Señores no confundamos la pesca submarina con ir a dar tiros para no aburrirnos. Por pesca submarina se entiende la busca y captura de animales vivos en particular peces en estado de libertad (dentro de nasas es trampa), provisto del equipo pertinente y cuya autonomía de inmersión depende de la capacidad pulmonar del deportista, es decir de la apnea que posea, influyendo además el estado físico y mental del mismo. Como todos sabemos existen distintas técnicas de pesca submarina, las cuales vamos a nombrar aquí de forma abreviada.

Pesca al agujero

Sólo se pesca bien al agujero cuando los gestos son seguros, es decir, cuando se han eliminado todos los errores de acercamiento, colocación y disparo. Aquí vamos tan solo a enumerar los errores más comunes. Errores de acercamiento durante la exploración: Demasiada prisa, apurar demasiado los propios límites, un acercamiento demasiado horizontal, ir con el fusil por delante. Errores en la fase de observación: El pescador no se atreve a entrar lo suficiente bajo la piedra, el ángulo de visión equivocado, una observación apresurada. Errores durante la captura del pez: Una preparación insuficiente, un exceso de preparación. Errores después del disparo: Sacar la presa muy pronto, sacar el pez muy tarde, aletear demasiado pronto en la subida, olvidar aclarar el agua bajo la piedra, olvidar ventilamos bien. Pesca a la espera (el acecho). – Situarse en el fondo con gran discreción, disimularse y esperar o provocar la llagada de un pez al alcance de nuestro fusil, es en síntesis la definición de esta técnica. Desde aquí te ayudamos enumerando los errores más comunes.

Pesca a la espera (el acecho)

Es sinónimo de una buena apnea, por tanto, un mala preparación en la superficie, ya sea en tiempo o en una ventilación incorrecta, implica que en el fondo, pensemos más en la falta de aire que en los peces. “Empecemos a coger peces cuando dejamos de pensar en nuestra apnea”. .- La falta de relajación, estamos nerviosos, inseguros, incómodos, las razones de esto son muchas (descenso muy rápido, ruidos de barcos, el traje mal colocado, nos molestan las gafas, nuestro compañero no sabemos donde está, etc.) Creemos que el pez está nervioso, no, somos nosotros los nerviosos y este nerviosismo molesta al pez. El frío, tiritamos y nuestra mente se distrae, hay que buscar un buen traje según las temperaturas del agua. Los plomos no son los adecuados. Si son muchos kilos, bajamos como una piedra, pero en el fondo perdemos nuestra movilidad, estamos demasiado torpes, y a la hora de subir nos terminamos cansando de dar tanta aleta, además de un gasto innecesario de oxígeno. Con pocos kilos, al bajar damos mucha aleta y en el fondo tenemos que hacer un gran esfuerzo para quedarnos pegados, tendemos a buscar una piedra donde nos podamos agarrar, más que, una buena piedra de pescado.

Pesca a la caída

Probablemente sea la técnica más sencilla de llevar a cabo, realizando un buen golpe de riñón y continuando con un aleteo perfecto, amplio al principio (los 4 ó 5 primeros golpes de aletas) y más corte y rápido a continuación, para dejarnos llevar sin dar aletas por la inercia del empuje inicial la presión ejercida por el agua, y llegar al pez sin que éste desconfíe de nosotros. A parte de estas técnicas existen diferentes variantes de las mismas, así podemos hablar de la pesca a la india, la Pesca sobrevolando, etc. La conclusión que podemos sacar de todo esto, es que, tenemos que disponer de un buen equipo y adaptarlo a cada tipo de pesca, preparar nuestra apnea para hacerla cada vez más larga, y ante todo, practicar a la profundidad adecuada a nuestra capacidad.